Pasan los años, pasan los jugadores: La renovación de Universitario para el 2023

Día tras día continúan las noticias en tienda crema. Durante el año se fueron bastantes jugadores y continúan yéndose muchos otros. A su vez, nuevos nombres se van sumando. ¿Bastará ese cambio para volver a campeonar?

Aún no llegamos al último mes del 2022, pero ya se siente la esencia de fin de año. El camino ha sido largo y con distintas vivencias que hicieron de ésta una campaña distinta y dura. Las salidas de muchos jugadores mes a mes, cambios de técnicos, refuerzos sin nivel y vaivenes en lo deportivo llegaron a derramar el vaso. Tocamos fondo antes del 2023.

Puede sonar crudo, pero no sólo se trata de un año más sin campeonar, sino que se ha cumplido una década. Y de qué manera, todavía. Con una inestabilidad administrativa y deportiva que simplemente nos hizo ver muy por debajo que los equipos rivales.

Ante tal alarmante situación, y ya proyectando el 2023 como previa al centenario, el club debe hacer algo. Y aparentemente lo viene haciendo. O eso esperamos.

No basta con un plantel nuevo

Son más de quince jugadores que se retiraron de la institución hasta el momento. Algunos llegaron con bombos y platillos, pero nunca explotaron. Otros continuaron de temporadas anteriores con buenas y malas experiencias, algunos se fueron sin saber cómo llegaron, y en caso de otros aún nos preguntamos por qué se fueron. Más allá de analizar los nombres de las altas y bajas, es evidente la renovación que intenta hacer la dirección deportiva de Universitario.

De hecho, son las últimas temporadas las que dieron pie a darle un giro al plantel. Se han visto casos en el futbol peruano en donde después de una purga total iniciaron las buenas épocas futbolísticas. Aunque, por otro lado, también se vieron casos en donde únicamente terminó siendo lo mismo, pero de diferente manera. Entonces, ¿de qué depende que todo este cambio tenga fruto alguno?

Simplemente de la plena institucionalización de Universitario de Deportes. Volver a ser un club que funcione correctamente en lo administrativo, para no fallar en lo económico y así no afectar lo deportivo.

Si bien la actual administración temporal encabezada por Jean Ferrari llegó con un ánimo de justicia y mejora para la “U”, deportivamente hablando hemos vivido un bajón notorio respecto a otros años. Y no sólo se trata de señalar que “lo que importa es sanar al club”, porque un club deportivo requiere precisamente de logros deportivos. No podemos seguir cegándonos por un mero fanatismo que parte de redes sociales.

La mezcla de puestos entre administrador y director deportivo fue el primer error que generó que se tengan fichajes cuestionados como los de este año. Tarde ya fue cuando pretendieron arreglar el fallo con la mano de Barreto o la llegada de Compagnucci, que por cierto nunca llegó a demostrar completamente su visión técnica.

La temprana eliminación de la “U” este año nos ha hecho vivir los últimos cuatro meses como una larga pretemporada para ver qué se podrá hacer el 2023. Y viéndolo anímicamente, no estaría del todo mal siempre y cuando no nos continuemos estancando.

(FOTO: Universitario)

Nuevo punto de partida

De nada servirá un renovado plantel si no se corrige los grasos errores administrativos de este año. En el mercado de fichajes de por sí ya hay cuestionamientos a determinados nombres que han llegado, y otros que aún no se van. Sin embargo, intentamos partir de la mejor manera confiando en el aparente proyecto deportivo que se tiene para el centenario.

Al fin y al cabo, una vez que comience la nueva temporada las cosas caerán por su propio peso. El verdadero hincha continuará allí, a la espera de que más hinchas dejen de ser corderitos de falsos salvadores.

Identifiquemos las falencias de Universitario, y sólo así se armará una verdadera propuesta que nos permita volver a campeonar este 2023. Volver a ser felices.

Ir arriba
Abrir chat
Consultas aquí!