Luis Flores: El entrenador que cobró una deuda de casi un año gracias a Embajadur

Dejó sus enseñanzas y estrategias a decenas de canteras cremas desde finales de 1990 hasta el 2018. Las malas decisiones comerciales crearon un desfalco en el club y sacrificaron el pago de su trabajo durante más de 10 meses, pero gracias al hincha y a Embajadur su deuda ahora está saneada; esta es su historia.

Fotografía: Mayron Pariona

Fueron 304 días, recuerda con precisión Luis Flores -ex entrenador de las divisiones menores de Universitario de Deportes, que no pudo cobrar por su trabajo entregado al cuadro crema.’Luchito’ Flores llegó al Club en la década de los 90 y se retiró hace un par de años con el sabor amargo de un pagaré en la billetera.

Pero es gracias al proyecto Embajadur Crema, mediante el cual los hinchas aportan y donan dinero para cubrir las deudas de la U, que hoy recobra las ganas de seguir alentando al equipo.

Con una hospitalidad propia de un familiar, ‘Luchito’ nos recibió en su sala para charlar. Debido a la pandemia, el entrenador junto a su familia inició un pequeño negocio de postres. Con mucha amabilidad nos invitó alguno de ellos y con mucha esperanza nos cuenta que, si la repostería funciona, él también se convertirá en un aportante del proyecto Embajadur.

Fotografía: Mayron Pariona

Flores arribó al club con la intención de desarrollar sus habilidades como estratega. En su tiempo como jugador, fue portero en el departamento de Juliaca, pero siempre tuvo un trato directo con los entrenadores. Desde entonces nace su gusto por la estrategia y la dirección técnica. Sin embargo, buscó convertirse en un formador de menores, ya que ahí encontraba la pasión de su vida: enseñar.

Comenzó como entrenador de una de las ocho academias que tenía Universitario en ese entonces y fue escalando hasta convertirse en el DT de menores del club merengue. Sobresalió en base a la pasión que le ponía en cada entrenamiento con los jóvenes.

“Puedes formarlos. La táctica y el físico lo obtienes muy fácil, pero sin disciplina, un chico no puede jugar”, afirmó Flores. Como en toda profesión, hay problemas y obstáculos que ponen a prueba la entereza de cada persona. ‘Luchito’ tuvo que soportar malas directivas que “dejaron de lado a los trabajadores” durante años enteros. Ante ello, encontró en los jóvenes integrantes de las divisiones menores una motivación para seguir y eligió identificarse con el ADN de Universitario: la garra.

“Cuando entras a la ‘U’, te vas haciendo hincha del club de a pocos. En mi familia, todos son de Alianza menos mi hijo y yo. En los partidos, los entrenamientos, el primer equipo, puedes notar lo que sucede y te identificas con la garra del club. No sé qué es, pero hay una vibra importante. Los niños se motivan con los cánticos y podemos hasta revertir resultados. Es increíble el espíritu ganador que tiene la institución”, contó Flores.

Esa pasión, dice Flores, no es comprendida por todos. Algunos entrenadores se molestaban por quedarse unos minutos más en la práctica con sus equipos. ‘Luchito’ tenía la costumbre de aprovechar hasta el último rayo de luz para darle a los jóvenes un tiempo de calidad.

Los padres, por ejemplo, en ocasiones representaban un obstáculo para el entrenador. “A veces los niños iban preocupados por lo que decían los padres en las tribunas. Por eso tenía que reunirlos y explicarles el método de trabajo. Algunos excedían esa confianza y le pedía que les aplique correctivos a los niños”, comentó.

‘Luchito’ ejerció una figura casi paternal con todos sus equipos.

Fotografía: Mayron Pariona

“Que un chico te diga que hiciste algo bien por él te llena de orgullo. De eso se trata, de formar a los jóvenes. No solo para el fútbol, que sea para la vida”, explica con un cierta nostalgia. Nostalgia que cambia con una sola palabra: presente.

A su juicio, el club más grande del Perú no tiene que pasar por estos momentos extradeportivos tan amargos. Confía en que, si juntos remamos hacia una misma dirección de la mano de excelentes iniciativas como Embajadur Crema, resurgiremos.

“Tenemos la hinchada más grande del país, hay que aprovechar y seguir adelante con EmbajadUr Crema. Es una idea que va a funcionar, la hinchada respalda. Los directivos y jugadores van a pasar, el club siempre va a quedar para todos. Si la situación mejora luego de la pandemia, yo mismo seré aportante para sacar adelante a la U”, finalizó.

Ir arriba
Abrir chat
Consultas aquí!