La garra y perseverancia de Miguel Ángel Torres

La garra y la perseverancia se pueden aplicar en diferentes momentos de la vida, no son infalibles, es verdad, pero sí deberían ser infaltables. Miguel Ángel Torres supo impregnar ambos conceptos en su juego con Universitario de Deportes. En cada partido, cada balón disputado, cada marca, cuando hacía que la banda derecha fuese su trinchera y él dejaba la vida con ese “algo más” que todo hincha crema exige.

Todo comenzó cuando Miguel Ángel tenía seis años y lo invitaron a jugar en la Academia Deportiva Callegari de San Borja. Se jugaba fútbol amateur, pero tenía un factor diferencial con respecto a las demás: realizaban pretemporada en las playas del sur con otros equipos. De esta manera, podían tener una mentalidad distinta al momento de disputar cualquier campeonato y poder llegar con un mejor estado físico.

Miguel Ángel Torres junto a sus padres. Campeón Copa de la Amistad y mejor jugador de la categoría.

Posteriormente, su padre lo animó a jugar por Universitario de Deportes, ya que se trataba del club del que eran hinchas. Miguel entrenaba en una academia, perteneciente al club crema y que en la actualidad ya no existe, llamado Fertiza, ubicada en la Av. Néstor Gambetta, Callao. Su rutina diaria era despertarse bien temprano para ir a entrenar y volver a casa con el famoso micro la “JV”.

Fue así como Miguel Ángel fue escalando de categorías: Sub-15, Sub-17 y reserva. Hasta que, en el año 2000, llegó al tan ansiado debut de la mano de Roberto Chale y Marcelo Trobbiani. El bautizó fue nada más y nada menos que contra el Barcelona de Guayaquil en la, ya desaparecida, Copa Merconorte.

Año 2001 – Huancayo / Créditos: Coleccionista Crema y Guinda

Miguel Ángel nos contó que ha pasado por varios equipos peruanos (Sport Boys, Cienciano, Bolognesi y Ayacucho FC) no obstante, Universitario fue sin duda el más importante para él, tanto personal como futbolísticamente.

No todo fue color rosa en su vida. En el año 2010, en una cancha sintética ubicada en Piura, sufrió una de las peores lesiones de su carrera.

“Fue terrible, el partido fue a la una de la tarde. Fue una jugada fortuita. Siento que me patean, caigo y siento mi pierna adormecida. Me retiran del campo y el doctor me comenta que me rompí el tendón de Aquiles”, recordó.

La recuperación era como mínimo siete meses.

“Mil cosas pasaron por mi cabeza. Sentí que mi carrera futbolística había terminado y recuerdo los abrazos de mis compañeros. Algo que resalto mucho fue el apoyo de Juan (Reynoso) y de la dirigencia, comandada en ese entonces por Antonio García Pye”, contó Torres.

El regreso a las canchas no fue fácil. Las continuas terapias, la dificultad para caminar y otros obstáculos lo desanimaban, pero sus compañeros y familia estuvieron presentes dándole todo su apoyo.

Hasta que por fin llegó el día. En un entrenamiento, Juan Reynoso le comenta al equipo que en esta convocatoria habría caras nuevas y algunos se sorprenderían.

Miguel nos cuenta que se sentía un juvenil otra vez. “Cuando recibí el llamado de Juan para ingresar a la cancha, miles de cosas pasaron por mi cabeza. Me acuerdo la ovación de la hinchada cuando pude ingresar. Acabó el partido, Juan se me acerca y me dijo: ‘me gustó mucho tu segundo debut’. Es algo que siempre recordaré”, comentó efusivamente.

Miguel Ángel Torres campeón año 2013

Embajadur Crema

Como uno de los líderes del proyecto, Miguel Ángel, nos cuenta cómo inició su participación. “Este año recibo una llamada de Carlos Galván. Sabía de mi pasado en Sport Boys como gerente deportivo. Conversamos, y, poco a poco, me fui sumando. Primero en las noches y luego a tiempo completo. Es básicamente tocar la puerta de las empresas, para así no tocar ni un sol del aporte de los hinchas. Es por ello que todo ingreso económico que va a las cuentas de la asociación sin fines de lucro de Embajadur Crema va directo a la compra de acreencias. Todo gasto lo asume mi empresa junto con la del ‘Negro’ (Black Towers)”.

Cada vez hay más gente que se compromete al proyecto y la información llega sin mentiras. El objetivo final es poder tener un centenario soñado y que, finalmente, tengamos una administración a la altura de nuestra grandeza.

Si quieres unirte al proyecto ‘Embajadur crema’ ingresa aquí: http://app.embajadurcrema.com/

Recuerda que puedes colaborar con el proyecto adquiriendo algunos de los productos Embajadur o afiliándote al Seguro Embajadur: https://tuseguro.embajadurcrema.com

Ir arriba
Abrir chat
Consultas aquí!