Camino irregular: Otro año de playoffs sin Universitario como protagonista

Nuevamente desde la fría gradería veremos la definición de una temporada sin título. Sólo toca ponerse la mano al pecho, dejar la “joda” a otros equipos y centrarse en que urge sanar el Club para volver a campeonar.

Ha pasado casi una década desde aquel “Gloria a la “U” en las alturas” de Daniel Peredo en Huancayo. La estrella 26 llegaba galopante y recordaba la grandeza de años atrás en donde el “Negro” Galván, con plena nariz rota, levantaba la estrella 25 ante el clásico rival. Parecía que esa larga sequía del 2001 al 2008 quedaría atrás como un caso particular, pero no fue así y se alejaron los playoffs.

Hoy por hoy, se trata de sólo 02 títulos en 22 años. Más que preocupante.

¿Qué le fue ocurriendo a Universitario de Deportes? La crisis administrativa fue abriéndose paso año a tras año, la deuda corriente y concursal se acrecentaba, y entidades públicas y privadas como SUNAT y GREMCO Corp. vivían de la ‘U’ y no para ella.

Toda esa inestabilidad institucional fue mellando poco a poco hasta el punto de repercutir directamente en lo deportivo. No sólo se trataba de malas contrataciones o pésimos técnicos, sino puntos perdidos en mesa, deudas a jugadores, pérdidas de posibles fichajes y, actualmente, completa irregularidad deportiva. La crisis poco a poco se trasladaba a la cancha.

Para un equipo como la “U”, no se puede calificar como “buena temporada” el llegar a semifinales como el 2016, o incluso a playoffs como el 2020. Los torneos Apertura de ambos años son reflejo de lo que somos y no debimos dejar de ser. La completa realidad es que a nuestro club le viene costando campeonar, y hoy en día solo vive de la grandeza de su historia.

Es el orgullo de haber nacido superiores lo que nos permite continuar siendo el equipo más campeón del fútbol peruano. Sin embargo, esa seguridad no puede convertirse en la soberbia de negarse a ver la pobre actualidad. Dios no quiera, pero año tras año las distancias se acercan, y en tienda crema ni debería plantearse ese escenario como posibilidad.

El tiempo ha llegado. El tiempo es ahora.

(FOTO: Ovación)

Mea culpa para renacer

Más allá de centrarse en bromas a otros rivales y en jactancias con tintes soberbios, deberíamos reconocer que objetivamente la “U” no está dentro del top 3 de principales equipos de la década, deportivamente hablando. Y se trata de Universitario, que ni siquiera puede llegar a playoffs.

Cuando con bombos y platillos se anunciaba la administración encabezada por Jean Ferrari, gran parte de la hinchada creía que ahí terminaban los problemas. Se olvidaban de la cuantiosa deuda y del amplio camino por recorrer. Muy aparte de lo avanzado, aún queda mucho por hacer.

En efecto, a nuestra ‘crema’ la salvarán aquellos que decidan hacer algo más por la institución. Los fanáticos que se centren en verdades y sepan alentar y criticar cuando se tenga que hacer. Agrupaciones de verdaderos hinchas que se pongan el equipo al hombro y denuncien las malas praxis que nos aquejan todo este milenio. EmbajadUr continúa intentando estar en ese grupo. Depende de nosotros.

Ya basta de ilusionarse a comienzo de año e ir dilucidando el sueño con el pasar de los meses. Basta de ver cómo se desperdician buenos jugadores, o cómo se mantiene injustamente a muchos que no merecen llevar nuestros colores. Ya basta de ser pasarela de técnicos y derroche de sueldos. Basta de excusas y comentarios populistas como los de hace algunos días. Que “No tenemos la billetera”, “no somos como el club descendido”, “es una final sin importancia” o “nunca tuvimos ‘quino’ o mayoría de edad”.

La “U” es más que arengas insuficientes si se pretende calmar las aguas bravas. La “U” hoy está herida, y continúa desangrándose mientras no llegue al menos un campeonato. Con ello, recién podrá plantearse buenas prácticas económicas, aprovechamiento de bonos, buenas inversiones e inicios de proyectos deportivos.

Hoy lo que necesita Universitario es volver a campeonar. Todo el pueblo ‘crema’ lo anhela, y todos debemos buscarlo de cara a nuestro centenario.

Ojalá en poco más de un año podamos estar a puertas de la 27. Con fe la vida nos permite ver la luz después de este largo túnel. Dios le siga dando fuerza a este amado club que, con todos sus problemas, sigue intentando levantarse.

Somos la “U”, que con dos campeonatos en veinte años sigue siendo el más copero. Sigue siendo el mejor representó internacionalmente. Y continúa siendo el que nunca descendió. Es Universitario de Deportes, mucho más grande que su adversidad.

Confiando, otra vez, en que se viene gestando un proyecto del nivel de un cuasi centenario, sólo atinamos a decir que nunca den por muerto a Universitario, y que cuando menos lo esperen, esa grandeza volverá a florecer. Hasta los próximos playoffs.

Ir arriba
Abrir chat
Consultas aquí!